En el seguro de enfermedad el riesgo cubierto es la enfermedad, donde la compañía de seguro garantiza una indemnización por sumas determinadas, los gastos médicos y medicamentos, ingreso en un hospital e incapacidad temporal incluidas en el contrato.

Cuando la persona asegurada se enferma, la aseguradora garantiza una indemnización económica determinada. El seguro compensa por la perdida de los ingresos económicos mientras se está enfermo y convaleciente, funciona como un subsidio por baja y se hace cargo de los gastos por asistencia médica ocasionados, para subsanar la salud del asegurado. También se incluye la hospitalización si fuera necesario.